El principal enemigo del gobierno de AMLO son los muertos