Guillermo Quijadas y Diego Rabasa, las afectaciones a la industria editorial