Cienfuegos: El triunfo diplomático