Coronavirus, el tema incomodo de Donald Trump