¿La aparición de la vacuna asegura una pronta normalidad?