Conferencia del Episcopado, más decidida que el Gobierno de la República